Descanso en Salento

café variedad arábicaEl famosísimo eje cafetero colombiano se encuentra entre las ciudades de Manizales, Pereira y Armenia, puedes ir a otros pueblos y fincas desde cualquiera de estas ciudades y así de podrás conocer las plantaciones del, posiblemente, mejor café del mundo. Nosotros decidimos ir hacia Pereira porque desde allí podemos hacer excursiones a la villa de Salento, a Santa Rosa de Cabal y al impresionante Valle de Cocora. El bus sale por 35000 pesos y tras 6 horas estamos en Pereira.

Hemos dormido regular, las carreteras son sinuosas y en su mayoría de montaña, a lo que se añade que el señor conductor ha decidido tener la música puesta toda la noche y a todo volumen, para variar, no sabemos para quién porque todos intentábamos dormir. A las 6 de la mañana, tras un café mañanero, que acá llaman Tinto (curioso nombre) toca ponerse a buscar hostales cerca de la estación.

TIMG_1854_recortadaras una hora damos por concluida la búsqueda, todos los hostales económicos (que no sean verdaderos zulos) están en el centro de Pereira, no son tan baratos como creíamos y el costo del taxi es alto para lo poco que tiene de interés la ciudad, así que decidimos ir directamente a Salento y hacer noche allá. Otro bus por 6000 pesitos nos deja en el pueblo en algo mas de hora y media. hostal Estrella de AguaDe nuevo vamos sorprendidos por los paisajes durante el trayecto, ríos, lagos, bosques, montañas, esto es un vergel! En la pequeña y preciosa villa de Salento, repleta de coloridas casas estilo colonial, con patios y adornados con plantas, encontramos el fabuloso hostel Estrella del Agua, una típica casa de acá, con un precioso jardín que incluye barbacoa y agua caliente. Son 50.000 por habitación individual con baño incluido. No dudamos, nos quedamos.

jornalero del caféPese a la noche pasada, con algo de cansancio, nos damos cuenta de que tenemos todo el día por delante, son apenas las 10 de la mañana y queremos ir a conocer alguna plantación cafetalera. En el hostel nos recomiendan una pequeña finca regentada por Don Elías, nos comentan que es auténtica y apartada de las grandes fincas mas turísticas. Decidido, nos ponemos a caminar los 5 km bajando por montañas rodeadas de cafetales y de jornaleros recogiendo el fruto con manos fuertes pero delicadas.

Llegamos a la finca, la familia nos recibe al grito de ‘que vienen turistas’. Carlos, el joven nieto de Don Elías, es el guía que nos va a acompañar. café variedad colombiaSería larguísimo contar acá todo lo aprendido por este joven sabio jornalero y, en sus ratos libres, guía turístico, pero fundamentalmente nos cuenta las dos variedades de café existentes, la arábica y la robusta, siendo el resto de variedades subespecies de estas dos, este es el caso de la variedad colombiana proveniente de la arábica. En esta humilde plantación artesanal exportan el 70% de la producción y el 30%lo utilizan para consumo propio, arañote del bananoconsiguiendo vivir la familia del producto y de la recolección de bananas y otros frutales que cultivan en la finca y que ayudan mucho a que la planta tenga la necesaria sombra, suficientes nutrientes y aleje a las plagas malas para el café, aunque atraigan a otros bichitos como arañas… todo para conseguir un café 100% orgánico libre de pesticidas o químicos. Por algo son conocidos como el mejor café del mundo!!

Carlos nos enseña tanto el proceso hasta que se recolecta el fruto, para posteriormente quitarle la cáscara exterior con rudimentarias maquinas y el paso final de secado durante 20 días. Ya tenemos el café preparado, ahora solo queda tostarlo a fuego lento durante una horaRuti y don Elias para tener esta delicia de la naturaleza. Si a ese tostado se le añade azúcar obtendríamos el torrefacto, mas dulce que el café natural. Otra sencilla amoladora tritura el fruto para su envasado. Tanto hablar de café nos apetece probarlo y Carlos nos regala dos cafetitos que creemos no haber probado jamás. Don Elías viene a saludarnos, es un hombre mayor y nos cuenta sus batallitas mientras libamos este manjar de dioses. Ha sido una agradabilísima visita, hemos aprendido muchísimo y nos vamos felices tras pagar los escasos 5000 pesos que cobran como apoyo al sustento familiar y de comprar 250 gramos de esta delicia para futuras ocasiones. Gracias.

El día ha sido largo y para rematarlo nos preparamos un homenaje haciendo una barbacoa con pollo, costillas y panceta. Ruti es un crack haciéndolas. Jornada completa, hoy dormimos en cama comoda, caemos redondos.

IMG_1834_recortadaOtro lugar imprescindible a visitar en Colombia, muy cercano a la villa de Salento es el Valle de Cocora, en la cordillera andina, se tardan tan sólo 25 minutos tomando un jeep colectivo desde la plaza del pueblo. Un chico catalán, Allan, nos pregunta si vamos hacia puentes colgantes Iallá y si puede acompañarnos para hacer grupo en el jeep. Claro que sí!!!. Dorian, un chico francés, también se apunta al grupo. Todos juntos vamos a la plaza, los jeep cobran 3400 pesos por llevarnos hasta la entrada al valle y ahí nos dejan para que comencemos a caminar por donde queramos: el sendero a recorrer no tiene pérdida, sólo hay que seguir las cagadas de los caballos que algunos turistas contratan para evitarse los casi 13 km de caminata entre decenas de puentes colgantes, selvas, subidas, bajadas, peñascos y ríos caudalosos.

Las nubes están muy bajas por todo el valle y hacen el recorrido algo tenebroso en ciertas partes, parece como si puente colgante IIIla vegetación se alzara de la nada y en cualquier momento fuera a abalanzarse cualquier animal salvaje sobre nosotros… no hay problema, sale el sol, cruzamos otro río y el bosque está tranquilo, su belleza es sorprendente… de pronto: OoH, OoH! Está lloviendo… pero escampa ¿o no? Es lluvia a intermitente, para aplacar el calor de los esfuerzos… Hoy tenemos todo tipo de climas acompañándonos durante nuestra larga caminata.

colibrí libandoLa última etapa, hacia la Finca Montana, es durita, en medio del bosque nuboso, pero la aliviamos descansando a recoger fresas silvestres y a recargar agua de los manantiales de agua pura que hay en el camino. caballo entre floresArriba en el mirador no podemos divisar demasiado pues las nubes están a nuestra misma altura aunque los colibríes y los preciosos caballos entre mil flores hacen olvidar cualquier atisbo de pena, mas bien al contrario. Todavía queda lo mejor, bajando nos encontramos con el paisaje que veníamos buscando, en medio deespectacular valle de cocora praderas de todas las tonalidades de verdes posibles sobresalen centenares de palmas de cera, el árbol nacional de Colombia, que pese a su escaso diámetro llegan a alcanzar los 60 metros de altura. Estamos alucinados!!!

Volvemos eufóricos, Allan y Dorian también y les proponemos hacer otra apetitosa barbacoa para festejar nuestra temprana amistad y lo increíble del sitio que hemos tenido la fortuna de conocer. El sí no pudo ser mas rotundo..IMG_1845_recortada. Manos a la obra!!! A comprar!!!: Más costillas, chorizos, pollo, pimientos, ensaladas… Un festín al que unimos las risas, experiencias y anécdotas de cada uno de estos cuatro viajeros, principalmente Allan que tras casi dos años por Asia y Oceanía nos regala útiles consejos.

Último día en Salento, hoy lo dedicamos a descansar y a disfrutar del jardín, de sus orquideas y de la oportunidad de seguir contando nuestras historias en este humilde blog de viaje y de vida. Mañana pondremos rumbo a Santa Rosa del Cabal, las mejores termas de toda Colombia nos esperan.

 

Advertisements

One response to “Descanso en Salento

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s