Catedral de Sal – Zipaquira

El camino ha sido largo, curva y contracurva de subida y de bajada, el aire acondicionado debe estar a bajo cero, menos mal IMG_2153_recortadaque cogimos las mantas para arroparnos… si no, estariamos ultracongelados. Hemos parado… ‘¿Que pasa?’ ‘Parece que el coche de atrás no guardaba la distancia de seguridad, se ha empotrado contra el bus en un frenazo…’ Ni que decir tiene que los Colombianos conducen como el culo… son bastante bruscos acelerando y frenando… menos mal que no ha pasado nada, sólo un poco de chapa arañada.

Llegamos a la terminal de Salitre en Bogotá a las 6 am, a pesar del frío y la musica que nadie escucha, los asientos eran amplios y confortables, hemos podido dormir unas horas. Lo primero que hacemos es dejar nuestras mochilotas en el guardaequipajes (7000 pesos, 24h. las 2 grandotas), así podremos hacer la excursión a la Catedral de la Sal y volver en el día a Bogota y buscar alojamiento… Aprovecharemos bien el tiempo…

Plaza de ZipaquiraEn 1 hora estamos en Zipaquirá (4200 pesos p/p), un merecido desayuno en un pequeño local y a caminar hacia la entrada que está a 1,5km. La plaza de la ciudad es bonita y nos pilla de paso así que hacemos una paradita para un par de retratos y a seguir.

Altar MayorLa Catedral está construida dentro de una mina de sal que sigue funcionando a pleno rendimiento en la actualidad, pero la extracción se hace en capas inferiores, se obtienen toneladas de mineral al año y actualmente es considerada la primera maravilla de Colombia.

Inicialmente fueron los propios mineros quienes colocaron virgenes y cruces para que Dios les protegiera y les permitiera salir con vida del subsuelo, a mas de 200 m por debajo de la cima de la montaña, y con posterioridad se utilizaron los inmensos tuneles para realizar una peculiar y original catedral en su interior.

Tunel Entrada a la mina catedralLlegamos a la entrada y pagamos los 23000 pesitos del ala cada uno que cuesta entrar. Copón! Eso es caro!! La señorita nos da dos entradas y al ir a pagar nos regala otras dos sin darse cuenta. Genial!! A la salida veremos que hacer con ellas. Con suerte podremos venderlas y minimizar el gasto. Jeje.

El acceso es directo al segundo nivel, nos dan la bienvenida los tuneles iluminados de luces cambiando de color, mientas en las paredes crecen coliflores salinas que filtra la humedad. IMG_2149_recortadaNos vamos adentrando en las entrañas de la montaña mientras nuestro guía nos explica los esfuerzos del artista por plasmar el viacrucis de Jesús de forma abstracta con las luces, las cruces, montículos y los tuneles…

IMG_2124_recortadaLlegamos a varias salas más grandes donde se puede apeciar mejor el  trabajo de tallado de las amplias y altas bóvedas en la piedra salina, los diferentes estratos del sedimendo otorgan a paredes y columnas un bonito dibujo. Una de las salas, la del altar, alberga la cruz de sal más grande del mundo y hoy está siendo el auditorio de un concierto de música clásica… la resonancia de las notas es exquisita.

Otros de los gigantescos túneles horadados en la roca de sal contienen obras escultóricas de diversos artistas en piedra, pero la que más nos llama la atención es una tallada sobre la propia sal, representando a la naturaleza, al pueblo indígena y sus creencias.

 Escultura en sal natural
Aunque llevamos respirando aire con olor a pedo mucho tiempo, el recorrido por el laberinto de la mina se nos hace corto, no notamos que las horas pasan hasta que el  hambre aprieta. Salgamos a ver de nuevo la luz del día y a respirar aire puro!!
Tras un descanso para recuperar el aliento en el exterior, conseguimos revender las entradas extra a una pareja… 43000 pesos por las dos, por lo que recuperamos casi toda la inversión,  esta visita nos ha salido francamente económica,  3000 pesos (algo así como 1,5 $) son un precio estupendo por esta visita.

Volvemos a la buseta, rumbo Bogotá,  tras recuperar nuestras maletas buscaremos un hogar para las próximas jornadas.

 

 

 

Advertisements

2 responses to “Catedral de Sal – Zipaquira

  1. Vaya cosa raruna de Catedral, ¿no daba repelús?
    Y me sorpende que pudieseis revender las entradas, la verdad, ¡qué suertudos! 🙂 Besos mil!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s