Un río, Tres fronteras: Brasil, Colombia y Peru

Vamos camino hacia el corazón del Amazonas, a un punto donde los tres países (Brasil, Colombia y Peru) comparten el gran río. Agarramos el ultimo bus loco brasileiro hacia el aeropuerto de Belem que nos llevara hacia Manaos y después a Tabatinga. Sanos y salvos llegamos a la zona de embarque, este autobusero no es tan fitipaldi como el resto con los que nos hemos topado en este gran territorio y nos disponemos a presenciar el Amazonas desde el aire.

Más información y fotos en nuestro Facebook, síguenos en: Facebook Aventuras Ruvik

Amazonas desde el aireLas vistas son impresionantes, el gran río adquiere forma de serpiente sinuosa y a su alrededor solo selva, selva y mas selva hasta donde alcanza nuestra vista y las nubes nos permiten. Desde lo alto comprendemos la grandiosidad y majestuosidad de este gran pulmón del planeta. Que maravilla! Próximos a aterrizar en Manaos, la capital brasileira del estado Amazónico, tenemos la fortuna de presenciar otro regalo natural, el Encontro das Aguas, un lugar dondeEncuentro de las aguas el afluente Rio Negro vierte sus aguas al poderoso río, y durante kilómetros se forma una linea clarísima debido a la diferente densidad del agua de ambos, uno mas oscuro y otro mas claro, hasta que ambas aguas se convierten en una sola…

Solos en el aviónUna hora de escala en Manaos, pero oh sorpresa, nos dicen que no podemos bajar del avión, asi que allí estamos, solos dentro de la aeronave mientras los de mantenimiento y limpieza realizan sus labores. mochilotas solitarias en el aeropuertoRarísimo! mientras tanto observamos nuestras mochilas, que están abandonadas en un carro, cruzamos los dedos para que las vuelvan a meter en la bodega del avión, no nos gustaría que se quedaran en Manaos… Ufff parece que ya no están, las habrán metido??

De nuevo volamos, mas verde mas selva mas figuras increíbles que forma el cauce y meandros que parecen trazados por un genio. Aterrizamos en Tabatinga, y ahora que? No sabemos que hacer, quedarnos aquí o ir alEntre Brasil y Colombia lado colombiano, Leticia, donde nos dicen que hay mas servicios, hostales y mayor seguridad. Tras muchas preguntas, decidimos ir a Leticia, pero antes el taxista nos para en la garita de Inmigración de Brasil. Con nuestro portugués casi fluido, le explicamos al policía que nuestra intención es salir mañana o pasado mañana hacia Perú, pero que no sabemos si tenemos que sellar ya la salida de Brasil. Ahhhhhh! Ahora lo entendemos, en este punto fronterizo uno se puede desplazar libremente entre Tabatinga (Brasil), Leticia (Colombia) y Santa Rosa (Perú), sin necesidad de sellar el pasaporte.Frontera Brasil-Colombia Únicamente cuando uno vaya a salir de la zona debe sellar el pasaporte de salida del país y le dan 24 horas para abandonar la zona y sellar en el país de ingreso. Un lugar extraño, pero nos viene fenomenal. De nuevo para Colombia, ya es la tercera vez que entramos en este bello país al que tenemos un cariño especial, menos mal que no tenemos que sellar el pasaporte, con tanto sello de Colombia al final nos podrán confundir con narcotraficantes…

El hostel elegido es cómodo y limpio, una habitación compartida para 6 personas. Listos! Salimos a dar un paseo por Leticia, una ciudad pequeña y agradable de pasear, pero antes que nada al puerto a preguntar por los barcos lentos que salen hacia Iquitos (capital peruana del Amazonas). Como? Mierdas! Nos dicen que mañana miércoles no salen… Bueno, pues nos quedamos un día más en el lado colombiano y salimos el jueves hacia Perú.

Millones de periquitos en LeticiaEl parque Santander es un sitio indispensable a visitar si estás por acá, miles, millones, de periquitos verdes sobrevuelan en bandadas este pequeño jardín rodeado de árboles. Parece que este fue su lugar durante cientos de años antes de la llegada del hombre y los pajarillos decidieron no mudar sus casas. Ahí siguen! En su habitat amazónica natural!

Ruti anda desesperada, la pobre lleva casi un mes con un imperdible en el enganche de uno de sus sujetadores, sólo tiene uno que no haya sufrido el desgaste del uso constante durante el viaje y está a la busca y captura de un brasier, así lo llaman acá, a precio razonable, para poder deshacerse del antiguo. Busca que te busca, tienda por tienda, Conseguido! Esta más feliz que un niño con zapatos nuevos, por fin dejará de pincharse con el imperdible…

Ruti en el puertoAmanece un nuevo día en el Amazonas, el sol brilla y hace calor y una humedad casi del 100%. A sudar como pollos!!! En el punto de información turística nos confirman que salen barcos todos los días a Iquitos, pero ya hemos decidido que pasaremos un día más aquí, queremos ir a conocer algunas tribus que viven en los alrededores y además debemos comprar la hamaca que necesitamos para las  tres jornadas que pasaremos en el barco río arriba. De nuevo en la zona del puerto vemos como los pescadores traen a tierra peces gigantes, un hombre casi no puede con el peso de esos animales. Que son? Paiches y otros, nos dice un lugareño, el pez gigante del Amazonas. Guau! Jamas habíamos visto algo así! Paseamos por el mercado apreciando las diferentes capturas del día y otras tiendecitas locales… Es una lástima no disponer de cocina para huéspedes en este hostel.

Recorremos algunas tiendas y bazares en busca de una hamaca que cumpla el dicho de buena, bonita y barata…Ups! Difícil encontrar las tres cosas pero nos dicen que en lado brasileño las podemos encontrar mejores y más baratas.

Puerto de TabatingaEh! Que super precio! Una scooter por 25000 pesos al día, nos apetece mucho y además nos da mucha movilidad. Directos a inmigración de Brasil, sello de salida del país, a partir de ahora tenemos 24 horas para estampar la entrada en el siguiente. Tic tac tic tac…El lado brasileiro es peor, más sucio y apenas asfaltado, hicimos bien en ir a Leticia… Las hamacas efectivamente son mejores y mas económicas, y después de varios regateos tenemos la que queremos. Yuju! Solo queda comprar la cuerda que poco después conseguimos en el lado colombiano, tras mucho regateo, claro!! aquí todo es así!

Casa de Reuniones tribus LeticiaLa moto es una ruina, las marchas no van, bueno pues en segunda, despacito despacito vamos a ver los pueblos indígenas de la zona. No amigos, no espereis ver gente con plumas y taparrabos, la vestimenta es la misma que la nuestra pero sus rasgos les delatan. Aún conservan sus tradiciones pero en la intimidad de sus chamizos de madera y hojas de palma, que también están en proceso de cambio, ya se ven muchs viviendas de adobe y cemento.

Tras casi 2 horas por la zona alejada, entre asentamiento y asentamiento, comienza a caer como suele ser habitual acá, es decir, no llueve sino que caen jarros de agua. Rápido que con la moto nos vamos a empapar y morir de frío. A volverse a toda la velocidad que nos de la segunda marcha!

En lancha hacia Santa RosaParece que escampa y nos vamos de nuevo al puerto, queremos coger una lancha que nos cruce hasta el lado peruano para confirmar que mañana tendremos barco y también para sellar la entrada en Perú ,así no tendremos que movernos mucho con las mochilotas encima. Madre mía! Santa Rosa es de lejos la más pobre de las tres ciudades fronterizas. No hay calles, las apenas 50 chozas, se disponen a un lado y a otro de la vía principal a la que para llegar debes caminar unos 200 metros entre barro y lodo. Santa RosaGenial! Ya estamos en Perú, el funcionario nos da 60 dias para visitar el país sin pedirnos nada mas que nuestro pasaporte. Viva Perú! En la zona del muelle nos vuelven a confirmar que mañana sale un barco hacia Iquitos. Tranquilos nos regresamos en la lancha a Leticia. Mañana a las 5 subiremos al barco y haremos la travesía que tanto ansiamos por el Amazonas.

Unas cerves para celebrar que, ahora sí, ponemos fin a nuestros días por Brasil… y en Colombia, jeje… No nos lo podemos creer! Pero eso que suena no es “Mi Aguita Amarilla” de los Toreros Muertos? Jajaja los colombianos de enfrente la cantan apasionadamente y nosotros nos unimos a ellos. Se la saben entera y nos dicen que allí Pablo Carbonell es un ídolo y que cada poco da conciertos por Colombia. Una tras otra cantamos canciones de los ochenta españolas y ellos nos siguen, es increíble!. En un momento aparecen unas caipirinhas a nuestro nombre, los colombianos nos invitan, noooooo! la cachaza hace estragos en nosotros, pero una invitación no se puede rechazar. Afortunadamente el bar va a cerrar, Ruti ha hecho buenas migas con una chica que lleva el mismo apellido que ella y tras la segunda caipirinha nos volvemos al hostel. Gran noche y gran compañía de estos colombianos amabilísimos y simpatiquísimos que una vez mas nos han hecho adorar este país!

Ding dong! El hombre del hostel se despierta y nos abre la puerta. Una vez en la habitación Víctor se da cuenta que ha dejado sus gafas de sol de marca en la terraza del bar. Caguen! Baja de nuevo pero el hombre ya no responde y la puerta esta cerrada. Solo queda una opción, saltar los dos metros que separan el balcón de la calle… ‘Víctor déjalo que te vas a hacer daño!’ ‘No cariño, no te preocupes, no puedo perder las gafas’. Se descuelga de la barandilla y un resbalón inoportuno hace el resto. Hostion! ‘Estas bien?’ ‘Si si, sólo algún arañazo’. Tras coger las gafas vuelve al hostal: “ding dong!”, el hombre llega y al ver aparecer de nuevo a Víctor se queda pálido, por donde ha podido salir este tío? Sin hacer preguntas se dan de nuevo las buenas noches. La cachaza produce superpoderes temporales, entre otros efectos y uno puede sentirse capaz de saltar al suelo desde lo alto, pero ahora sí, caipirinhas nunca mais.

Hacia Santa RosaUn poquito de blog, cambiar nuestro dinero a soles peruanos y las compras de comida para el barco ocupan toda la mañana hasta que llega la tarde. Mochilas al hombro y a coger la lancha hacia Santa Rosa. Como? No me lo puedo creer! Con todo nuestro equipaje dentro de la lancha, algo que fue algo complicado, otro ocupante local nos dice que hoy no hay barco para Iquitos, ‘los Jueves no hay’. Mecaguentodoloquesemmueve! Bienvenidos al PerúPreguntamos mil veces y todos nos dijeron que sí, pues va a ser que no. Que hacemos? No hay vuelta atrás, el hostel estaba full y no vamos a volver en búsqueda de otro con la carga que llevamos, habrá que pasar noche en la inhóspita Santa Rosa. Un motocarro nos lleva entre el barrizal hasta una de las pocas posadas del lugar, pero de camino se atranca oh! oh! hay que bajarse para empujar. Al final casi hicimos el camino andando y empujando. Bienvenidos al Perú!

Suite Santa RosaEl hostal no tiene electricidad, solo de 6 a 11 de la noche, evidentemente no hay wifi en Santa Rosa y lo que nos ofrece más bien parece un zulo sin baño, sucio y con bichos en las sábanas. Madre mía que espanto! No tiene algo mejor? Nos mira extrañado y nos dice que tiene una suite. Me descojono yo de lo que entienden aquí por suite! Al menos esta no tiene bichos que sean visibles pero el baño no tiene agua. Habrá que quedarse! Al menos es barato!

Hostal Santa RosoaPoco que hacer en Santa Rosa, los niños juegan con palos, latas, el barro o cualquier cosa que su imaginación pueda transformar en un juguete. Cae la noche en el amazonas peruano, la oscuridad lo envuelve todo, a dormir a las 8 de la tarde. Ya ha salido el sol!!! Hoy si, parece que por la tarde llegará un barco con destino a Iquitos, nos toca esperar un poco más, iremos escribiendo alguna que otra anécdota pasada para poder actualizar nuestro querido blog una vez recuperemos acceso a internet…

Inca ColaEn el único restaurante con terraza que tiene Santa Rosa vemos pasar el día, entre Inca Cola e Inca Cola, un refresco propio del Perú con un sabor superdulce y de color amarilo. Cualquier parecido a una Coca Cola es pura coincidencia. Bieeeeeeeeen! A las 4 vemos llegar un barco carguero al puerto, ese es el nuestro cariño. Un motocarro nos lleva hasta el muelle, bueno, eso de que nos lleva es un decir. Madre mía que odisea para apenas 500 metros. El video habla por si solo!

Colocando Hamacas en el barcoEstamos en el barco, a colocar las hamacas y a esperar para poder contratar un camarote para dejar nuestras cosas de valor. Otros gringos se unen a nosotros y si podemos pagaremos un camarote para guardar las mochilas a medias por tener tres dias de tranquilidad, en total 6 gringos y cientos de peruanos. Puesta de sol en el Amazonas, el barco enciende motores, zarpamos rumbo a Iquitos disfrutando del gran río.

Como llegar, consejos y precios:

  • En esta zona, de tres ciudades, no es necesario sellar pasaporte para ir de una a otra. Sólo cuando vayas a salir de esta zona deberás sellar salida del ultimo país y entrada en el siguiente.
  • Taxi desde Aeropuerto Tabatinga a Leticia: 15 Reales
  • Lancha desde Leticia a Santa Rosa : 3 Reales o 3.000 Pesos Colombianos p/p
  • Alquiler moto todo el día en Leticia: 25.000 pesos colombianos
  • Hostel La Jangada en Leticia: 20.000-25.000 pesos colombianos p/p en habitación compartida
  • Hamaca calidad media comprada en Tabatinga : 20 Reales (más baratas que en Leticia)
  • Hostal en Santa Rosa: 30 Soles (sin wifi, pocos servicios, mejor Leticia o Tabatinga)
Advertisements

2 responses to “Un río, Tres fronteras: Brasil, Colombia y Peru

  1. Hola, como están?. A mediados de Marzo de 2016 pienso hacer su misma ruta, de Leticia/Santa Rosa a Iquitos. Quisiera preguntarles; ¿que tal la seguridad en el barco y en Leticia?. ¿Como contactaron la agencia o la empresa que hace el trayecto? y ¿cuanto cuesta el barco a Iquitos?.
    Muchas gracias.

    • Hola Daniela nosotros no lo contratamos a ninguna agencia, sino que llegamos a Leticia y nos informamos de las salidas de los barcos hacia Iquitos desde Santa Rosa y el día que el barco salía nos presentamos allí y pagamos el pasaje directamente. Te recomendamos que te informes en el hostal que estés en Leticia. También nos informaron en el puesto de inmigración de Santa Rosa (Peru) sobre los días de salida y horarios.
      En cuanto al trayecto no tuvimos ningún problema, es seguro, pero recomendamos contratar un camarote para dejar las cosas de valor y asi poder dormir tranquilo en la hamaca (la hamaca la tienes que llevar tú, puedes comprarla en Leticia, pero en Tabatinga con más económicas).
      Si esta información te ha sido útil te pedimos que nos des un LIKE a nuestra web en FB, es la siguiente: https://www.facebook.com/Las-aventuras-de-RuVik-716596328428058/?ref=hl

      Saludos de RuVik y recuerda que no se viaja para escapar de la vida sino para que la vida no se escape…

      Aqui tienes precios:

      Como llegar, consejos y precios:

      Lancha rápida Santa Rosa – Iquitos: 80 USD, son 10 – 12 horas de trayecto.
      Travesía en barco lento, son 3 días de trayecto de Santa Rosa – Iquitos: Hamaca 80 soles / Camarote doble 200 soles.
      Recomendamos llevar papel higiénico, agua potable y algunos snacks para comer.
      Los barcos tienen servicio de comidas y bebidas frías para los pasajeros. Precios asequibles. Es posible bajar del transporte en algunas poblaciones donde la parada es larga.
      Se pueden comprar frutas y comidas locales a lugareños que venden sus productos en el barco en paradas largas.
      Motocarro desde puerto a centro Iquitos: 3 soles (hasta 3 personas).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s