El salar de Uyuni

Uyuni es una de las ciudades que se ubican al borde del gran salar del mismo nombre, una basta extensión que en un tiempo estuvo bajo el mar es ahora una gigante costra salina rodeada de un inmenso desierto, en una meseta que se alza a 4000 m de altura… Todos los que estuvieron allí nos cuentan maravillas de los lugares que vieron, así que no podemos perdérnoslo.

Hexagonos de salLlegamos a la estación de buses, hay transportes que unen Potosi y Uyuni todos los días cada hora aproximadamente desde las 7 de la mañana hasta las 7 de la tarde, muchas compañías hacen el recorrido y el ticket es de 30 Bs en todas, nosotros tuvimos suerte y 2 de las empresas que salen a la vez se pelean por tener pasajeros, jeje!! conseguimos una rebaja 25 Bs pp está muy bien.

Llegamos a nuestro destino algo mas tarde de lo indicado, el lugar no es muy grande pero hay gran variedad de alojamientos y precios, logramos un lugar con wifi y cómodo por 100 Bs en habitación privada con baño compartido, el único problema es que la señorita no nos deja usar el portatil, solo tablet o móvil… no nos da la clave, mierdas!! No podremos actualizar nuestro blog!!

En nuestro mini 4x4Hay un montón de agencias que ofrecen tours para visitar las maravillas aledañas, casi todos son iguales: 3 días 2 noches haciendo un recorrido por el salar, desiertos y lagunas increíbles. Hay viajes de una jornada y otros que se prolongan hasta 4 o 5 días para conocer lugares mas alejados, posibilidad de terminar en distintas ciudades, un sin fin de opciones. Nos decidimos por el normal, finalizando en la frontera con Chile donde un transfer nos llevara a San Pedro de Atacama… todo incluido (incluso sacos de dormir ultracalentitos para soportar las gélidas temperaturas sin calefacción) por 700 Bs. Buen trato!!

Partimos a las 11 de la mañana en un jeep 6 personas y nuestro guía-conductor: una pareja inglesa, un chico australiano, un colombiano y nosotros. Preparados y emocionados por la aventura que nos espera.

Cementerio de Trenes Uyuni, Ruti jugandoLa primera parada es el cementerio de trenes, un gran número de antiguas locomotoras a vapor y sus vagones antiguos yacen aquí, sufriendo la devastación que impone el tiempo y las condiciones climáticas. Estas máquinas que un día dieron servicio transportando gentes y mercancías por Bolivia y dirección Chile, hoy son sólo un recuerdo de tiempos lejanos… la decadencia de los oxidados hierros ofrece una belleza gótica, nostálgica, un sinfín de ideas e imágenes, un enorme parque de juegos para capturar cientos de locas instantáneas.

Hacha para romper los bloques de salLlegamos a Colchani, aquí los pocos pobladores se dedican al comercio con sal: extraen, purifican, iodizan, empaquetan y venden este fundamental elemento… También atienden al turista explicando el proceso y ofrecen artesanías en sal y otras manualidades, algunas bien útiles como calcetines o guantes de lana, la región es muy inhóspita, Todos juntos saltandodebido a las altitudes las temperaturas son desagradables y más cuando cae el sol. Aprovechamos el comedor común de un hospedaje para tomar el almuerzo, copioso aunque templado, con las horas de viaje el tupperware ha perdido temperatura.

El museo de sal no está mal, pero lo que más llama nuestra atención es la escultura de sal dedicada al Dakar que este año ha pasado por Bolivia, banderas de mil países dan la bienvenida a los afortunados “gringos” que conocen este hermoso, y alejado del mundo real, paraje.

Salar de Uyuni increíble lugarAhora estamos en medio del salar, nada por aquí y nada por allá… sólo sal y más sal, llanura inmensa, blanca, seca… el viento sopla y el sol se refleja como en un espejo… Cuidado con las quemaduras!! Echamos a volar nuestra imaginación, todos, juntos y por separado, con la ayuda de simples objetos cotidianos, es un lugar perfecto para locas fotografías, sin retoques, sin photoshop… jejeje, qué divertido!!

Cactus o cardones gigantesEl tiempo apremia, Salvador nos insta a subir al 4×4, aún queda una parada y muchos kilómetros que recorrer, no podemos quedarnos mucho más disfrutando de nuestro mundo imaginario, vamos hacia la isla del pescado o isla Incahuasi, un montículo que en otra era fue un arrecife y que hoy invaden cactus, cardones, de dimensiones gigantescas, 2-3 metros o más… se puede acceder y hacer un recorrido por ella por 15 Bs y así acceder a unas ruinas Incas, nosotros paseamos bordeándola, después de Machu Picchu no nos impresionan otras pequeñeces de este gran imperio.

Panoramica Isla del Pescado_rec

Llegamos a nuestro alojamiento de sal justo al atardecer, las temperaturas bajan rápidamente, pero las gruesas paredes salinas nos protegen de los Hotel de Salgélidos vientos, hay electricidad y duchas con agua caliente (precio extra de 10 Bs) y en la cena podremos disfrutar de una botella de vino, incluida en el tour… la conversación con nuestros compañeros de viaje es amena, hacemos buenas migas! Somos un gran grupo!

Volcan Ollague humeandoNos ponemos en marcha tras un buen desayuno, amanece, el silencio del desierto solo se ve perturbado por el ruido del motor de nuestro auto, la sal queda atrás, cruzamos las vias del tren por las que transita a veces un convoy que une con Chile y nos acercamos al volcán Ollague aún activo, humeante, entre rocas y formaciones casi lunares, nos pellizcamos para confirmar que estamos despiertos y que los paisajes son reales, que no se trata de una fantasía, de un sueño.

Salvador es un gran conductor, vamos a toda velocidad fuera de pista dejando detrás una estela polvorienta, no hay carreteras por esta zona, el único camino son las marcas de las ruedas de los jeeps que pasaron con anterioridad. Flamencos en vueloLlegamos a la laguna Cañapa y volvemos a quedar ojipláticos al divisar unos grupos de flamencos buscando alimento en las orillas de estas aguas heladas. A poca distancia hay otra laguna, la laguna Hedionda (el nombre tiene lógica, huele fatal), donde el número de flamencos es muy superior, el viento azota con fuerza y despeina sus rosadas plumas, levantando ligeras olas que perturban el espejo formado en el agua. Otras aves comparten con los patilargos este hogar, patos, gaviotas… parece increíble encontrar tanta vida en este inhóspito lugar.

Zorrillo del desiertoSeguimos camino, la nada vuelve a extenderse de un lado a otro del camino de tierr y nos parece un espejismo que pueda existir algo de vida por estos lares, pero nada más lejos de la realidad, un pequeño zorrillo se cruza en nuestro camino, paramos el auto y el se sienta curioso, como posando para la foto, pero al oir de nuevo la arrancada del motor del jeep, desaparece tal y como apareció, a ninguna parte.

Picnic en el desiertoNos adentramos en un estrecho cañón, el proceso erosivo causado por las temperaturas extremas que aquí se dan desprende la roca arenisca en pedazos gigantes, pareciera que una enorme pared de ladrillo se estuviera derrumbando. Aprovechando un recodo donde el viento disminuye su velocidad, nos aposentamos a tomar nuestra comida, ninguna queja en cuanto a la variedad del menú, aunque podría apetecer quizás alguna sopa bien calentita…

Montañas ocres y nuestro jeepLas montañas ocre se van asomando a lo lejos, con algunos copetes de nieve que como pecas decoran las laderas y reafirman la realidad de las bajas temperaturas de la zona, quizas desapercibida por la sensación de calor que se tiene dentro del coche, la calefacción y el calor humano hacen olvidar el frío exterior. Nos adentramos en la Reserva Nacional Eduardo Avaroa, no pasan más de 30 minutos cuando llegamos a una extraña y semisolitaria formación rocosa, que esculpida por el viento se yergue orgullosa, el Árbol de Piedra vuelve a ofrecerse a nuestros miles de disparos fotográficos y juegos de grupo. Estamos encantados con los paisaje y encantados con las compañías!!

Andamos ya un poco cansados por el duro día de viaje cuando se aparece en el horizonte la laguna colorada. Su color es realmente hipnotizante… casi irreal. Paseamos por la orilla luchando con el fuerte viento que levanta la arenisca a nuestra cara, intentando no salir Laguna colorada, es real???volando, permanecer en el suelo. De nuevo los flamencos forman el grupo más numeroso de seres vivos observables, tres especies diferentes compartes este su lugar de anidamiento, aún no llegaron todos pero nos podemos imaginar como será el lugar cuando así sea.

No podemos soportar mas el silbido de Eolo en nuestros oídos, el dolor aparece y una extraña sensación de mareo nos avisa de que es hora de ir a cubierto y dar descanso a nuestros cuerpos, el atardecer cae lentamente mientras el termómetro se vuelve azul y la laguna pierde sus colores rojizos hasta desaparecer entre las sombras y después la total oscuridad.

Panoramica laguna colorada 2_rec

Hace frío, no hay nada para calentarse, andamos todos con los guantes bufanda y gorro… el lugar tiene 5 casas mal contadas pero entre ellas hay una tiendecita donde nos venden una botella de vino a un precio razonable, será una buena fuente de calor a falta de otras y, por que no decirlo, también anima la conversación que se vuelve más amena y atrevida. Llega la cena… Sopa!!!! Qué bien!!! Era justo lo que necesitábamos… no son las 10 de la noche cuando ya nos encontramos acurrucados, dentro de nuestros sacos, bajo 3 mantas y un edredón… parece que los pies nunca van a coger temperatura y se nos caerán los dedos por congelación, pero no es así… finalmente dormimos plácidamente, aunque sólo hasta las 5 de la mañana (y yo no he dormido nada… jijiji, como dice la canción)

Geisers y toberas de vapor ardienteAmanece mientras tomamos el desayuno, debemos aprovechar dado que se será la única comida que tomemos en Bolivia hoy… Subimos al 4×4 y avanzamos por el polvoriento desierto dejando a otros atrás, vamos de rally por el desierto de Siloli!!!! Atravesamos las vías del tren que va a Chile, los railes se pierden en la lejanía por ambos lados y no hay ni rastro de actividad ferroviaria, pero nos aseguran que pasan algunos…

El sol todavía no calienta, pero el vapor que sale de los Geisers si… yuhu!!! aquí hay una tobera genial, es una Crater humeanteprueba para instalar una central eléctrica térmica, pero nos permite hacer alguna que otra tontería como saltar a través del vapor ardiente y desaparecer entre la nube… jejeje, con cuidadín no os queméis… “Mierdas, no veo na, se me han empañao las gafas” se queja Ruth.

Termas en mitad del desiertoLa mañana está apretada, aún nos quedan unas pocas cosas que hacer y a las 10 tenemos que estar en la frontera… bueno, da tiempo a darse un bañito caliente en las aguas termales de la laguna Polques y observar como el cálido vapor del agua a 45º se diluye en el aire frío, los pocos animales que anidan se refugian en las zonas templadas para no morir por congelación durante las duras noches que dan por estos lugares.

Desierto de DaliAtravesamos el desierto de Dalí, donde las escasas formaciones rocosas que habitan entre la arena pareciera que han sido colocadas por algún loco artista adrede y así crear extrañas visiones fantasmagóricas, ilusiones o espejismos del desierto que se hacen reales en la llanura y que no desaparecen tras frotarse los ojos para intentar despejar el sueño.

Laguna VerdeNo paramos de asombrarnos, llegamos a la laguna verde, sus aguas no están muy verdes debido a que es la acción del viento la que activa el movimiento de las algas que le hacen tomar ese vivo color, afortunadamente para nuestros oidos no hay mucho viento, el agua está en calma y el Volcan Lincabur se refleja en sus aguas creando un maravilloso efecto espejo. Otra vez nos encontramos boquiabiertos y apretando sin parar el disparador de nuestra cámara…

Panoramica laguna verde 3_rec

La última laguna, la laguna Blanca la pasamos sin parar… se nos hace tarde para llegar a nuestro transfer y hacer el papeleo fronterizo, miramos hacia atrás viendo como se marcha en la lejanía, como nuestro rondar por Bolivia que ya se acaba, con tristeza y con las retinas Laguna Blancainundadas de bellos paisajes que jamás podremos olvidar murmuramos un hasta pronto… Adiós Bolivia!!, han sido 26 increíbles días recorriendo el país (26 Agosto a 20 de Septiembre) ponemos rumbo a San Pedro de Atacama, esperamos que Chile nos de una calurosa bienvenida.

Como llegar, consejos y precios:

  • Tour 3d/2n por el Salar de Uyuni con transfer a San Pedro de Atacama (Chile): 670 bolivianos p/p (no incluye saco de dormir que es absolutamente necesario, se pueden alquilar en las agencias por entre 30-50 bolivianos más)
  • Hace mucho frío así que ir con ropa de abrigo, gorros y guantes.
  • Hace mucho sol y es imprescindible usar protector solar y balsamo labial.
  • Llevar agua potable para los 3 días aunque en las comidas te dan.
  • Prepara tu cámara y utiliza tu imaginación. Vas a ver algo único!!!
  • Bus de Potosí a Uyuni: 25-30 bolivianos p/p (4 horas)
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s