Chiloe, naturaleza mística

Parque Nacional ChiloéLa isla de Chiloé es una isla mágica, sus orgullosas y amables gentes, la cultura chilota, sus innumerables mitos y leyendas ocurridas en esta insula y  su arquitectura en madera la hacen un lugar especial, así que allá nos dirijimos.

Nuevamente un amable chileno (esto empieza a parecer un sueño), Miño, nos ofrece alojo a través de Couchsurfing en su cabaña durante los días que pasaremos en Castro, la ciudad principal de Chiloé, con algo más 43.000 habitantes y desde donde se puede visitar toda la isla.

Llegamos a la terminal cansados, el bus de Cruz del Sur era el servicio Pullman (es decir, el que no se reclinan los asientos) y apenas hemos dormido pero estamos con ganas de llegar a la casa de Miño, soltar las mochilotas y empezar a descubrir estas tierras tan especiales, de las que tanto hemos oído hablar. Con Miño en el RestauranteCon nuestras mochilas al hombro vamos al lugar donde Miño trabaja, un restaurante con encanto a orillas del hermoso fiordo que baña la ciudad. Desde el primer momento conactamos con él, parece un chico encantador y hace un hueco en su trabajo para llevarnos en taxi y acomodarnos en la cabaña donde vive, allá también están alojadas dos chicas colombianas durante unos días, así que junto a Marcelo (otro inquilino que vive con Miño), seremos 6 en la casa. Ayer tuvieron fiesta nocturna así que está algo desordenado pero nos parece ideal tanto el lugar como los compañeros.

Palafitos de Castro

Palafitos de Castro 2Tras un descanso merecido y las consabidas presentaciones nos vamos tIglesia de San Francisco - Castroodos (excepto Miño que vuelve al restaurante) a dar un paseo para conocer Castro. Una de las zonas más populares y fotografiadas de la ciudad son sus palafitos o casas construidas sobre pilares a orillas del fiordo. Las casas de colores, rodeadas del bosque chilota nos dan una increíble bienvenida, y pese a que el cielo no está del todo despejado la amena conversación con nuestros nuevos amigos y las preciosas vistas del lugar son un privilegio. El recorrido por el pueblito nos lleva a través de sus ordenadas calles hasta la Plaza de Armas, donde se ubica la Iglesia de San Francisco, Patrimonio de la Humanidad, que nos sorprende por su color amarillo chillón y alguna de sus cúpulas moradas, realmente original, como muchas otras iglesias que forman parte del encanto de esta isla.

Marcelo nos lleva al mercado de pescados y mariscos, dice que allí se come unos ceviches buenísimos y a muy buen precio… No se equivoca, un exquisito ceviche de almejas de esta tierra marinera que nos deleite el paladar nos da fuerzas para continuar la visita, terminamos en el bar más antiguo del pueblo, una tasca a orillas del fiordo donde sirven la famosa chicha de manzana, una bebida muy similar a la sidra pero más gaseosa. Botellas de vino con encantoEl dueño del bar, un pelín ebrio, nos da la bienvenida con una sonrisa en los labios y al grito de Viva Allende y Viva el Che. Que sea una chicha de 1,5 litros para todos, amigo!!! No acabamos de sentarnos cuando otro lugareño amable se nos acerca, son ustedes extranjeros? Ruth y yo decimos que sí, a lo que el hombre, tras contarnos un pequeño discurso sobre la amistad y lo importante de tener cuidado, nos invita a otra chicha de otro litro y medio y que cuando la acabemos nos pone otra. Gracias amigo, pero si bebemos toda esa chicha saldremos a cuatro patas del bar, cachay?. Una se la aceptamos! Al ir a pagar el dueño nos vuelve a invitar a otra más si queremos… No gracias, estaba exquisita pero debemos marcharnos. Volved cuando querais, esta es vuestra casa!!! Entre medias nos han ofrecido casas, unas en irrisorio alquiler (100 euros por todo el mes), otras dormir gratuitamente, esto de Chile es increíble de verdad, no pasan ni 20 minutos sin que te inviten a su casa. Madre mía que gente más amable y buena!!

Una comprita para cenar todos juntos y de vuelta a la cabaña para esperar a Miño que regresa del trabajo sobre las 23. Aquello se nos ha ido de las manos, Miño regresa, pero con él regresa Marco y su mujer que también quieren conocernos, somos tropecientos en el pequeño salón, la estufa de madera nos calienta el cuerpo y entre vino y vino suenan las canciones de Miño y su guitarra, acompasadas por los cánticos de todos los demás… Gran noche, mejores gentes!!! “Cariño y si nos quedamos en Chile?????” Esta pregunta ya nos ha rondado la cabeza en varias ocasiones desde que estamos en este país, sus gentes nos han acogido como a sus hermanos, el trabajo no sería un problema según hemos visto y algunos de sus lugares son auténticos paraísos en la tierra. Lástima que ya tengamos comprado el vuelo a Nueva Zelanda…

DalcahueAl día siguiente, a media mañana, nos vamos hacia Dalcahue, otro pueblecito con encanto a tan solo 19 kilómetros de Castro, también a orillas del fiordo. Aquí Miño nos ha recomendado que probemos el Curanto, el plato típico de Chiloé, que tradicionalmente se prepara en un hoyo en la tierra, pero que también actualmente se cocina en una olla normal y cuyos ingredientes son principales son: cholgas (mejillones), choros (almejas), longanizas, costilla de cerdo, pollo, papas y milcao (torta de patata frita rellena de chicharrones). Se os ha abierto el apetito verdad? Exquisito Curanto chilotaA nosotros también nada más conocerlo y tras una caminata por el pueblito y sus alrededores (las vistas eran increíbles), nos damos el merecido homenaje en un restaurante comunal con forma de barco justo en la plaza de Dalcahue. Uno para los dos será suficiente? La amable señora nos mira, se ríe, y dice SI, uno será suficiente. Que si es suficiente? Si podrían comer cuatro personas perfectamente, pero estaba tan rico que no dejamos ni las migas, eso sí nos damos cuenta que resultará dificil moverse con normalidad despues. En Chiloé, no hay prisa, el ritmo es distinto y eso nos encanta!!

Lo único algo inquietante de esta región son los innumerables avisos de zonas de Riesgo de Tsunami y sus señales que indican igualmente las Vías de Evacuación, aunque los vecinos nos dicen que las probabilidades son escasísimas por aquí, que solo son para evitar que echen la culpa al gobierno si algo ocurriera, aunque igualmente inquietante y enigmático son las nieblas matutinas que inundan las zonas pantanosas y que llevan a crear a la imaginación seres místicos, fantasmas y barcos salidos del fondo de la penumbra. Acojona eh!!

Parece que nuestra presencia ha sido muy bienvenida, Miño nos invita a pasar la tarde del sábado en casa de unos amigos y a preparar entre todos una paellita, en esta zona sería fácil y deliciosa por los excelente productos del mar de que disponen pero los transportes nos juegan una mala pasada. Al regresar de Dalcahue pasamos por la terminal de buses, solo hay autobuses hacia Punta Arenas (nuestro siguiente destino) los sábados, lunes y martes. Mierdas!!! No podemos estar hasta el lunes porque tendríamos que recortar en otros lugares que también queremos ver de Chile. Nos reencontramos con Miño y con pena le decimos lo ocurrido, él lo entiende y nos ofrece hacer una cena especial esa misma noche. Hoy haremos asado al horno!!! La noche es tranquila, las lluvias hacen del lugar un sitio melancólicamente bello, mientras disfrutamos de la compañía de Miño, sus ansias de ir a España próximamente y del fuego de la chimenea.

PArque Nacional ChiloéEl último día en Chiloé lo dedicamos a ir al Parque Nacional Chiloé, que se encuentra a una hora y media de Castro, y cuya entrada está próxima a la localidad de Cucao. El chofer del bus es encantador, somos los únicos en el bus y nos recomienda seguirle hasta el final del trayecto donde hay unas vistas que los turistas no suelen visitar. Dicho y hecho!!! Estos chilenos son gente especial! Ah perdón, que ya lo habíamos dicho. Puente con forma de barcoTras unos minutos conversando con él a la vez que disfrutamos del encanto del pacífico y de los fiordos nos deja de nuevo a la entrada al parque. Al ser temporada baja parece que no hay nadie, somos los unicos turistas por aquí, lo que hace del lugar aún más bello y místico, sus senderos bien delimitados nos trasladan a bosques humedos llenos de tepús y a la prehistoria del planeta.

Esta isla nos ha enamorado, tiene algo de embriagador que te llega a atrapar y nos cuesta mucho salir de ella. “Cariño, y si nos quedamos en Chile?” Ultima noche en Castro, de nuevo cena tranquila con Miño y compañía, prontito a la cama que mañana a las 5 debemos salir para tomar nuestro bus hacia la región magallánica, ponemos rumbo al sur del país, Punta Arenas.

Como llegar, consejos y precios:

  • Bus Santiago de Chile a Castro : 18.000 pesos – 16 horas
  • Ceviche de Almejas en mercado de Castro: 1.000 pesos
  • Chicha de 1,5 litros: 1.500 pesos
  • Bus Castro a Cucao (entrada a Parque Nacional Chiloé): 3.000 pesos (1,5 horas)
  • Bus Castro a Dalcahue: 700 pesos (30 minutos)
  • Entrada a Parque Nacional Chiloé: 1.500 pesos
  • Curanto en Dalcahue: 5.000 pesos (exquisito)
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s