Rumbo Sur: Llegando a Punta Arenas

Muelle Punta ArenasSon las 5 de la mañana, otra vez más… y silenciosamente bajamos las escaleras con nuestras enormes mochilas, un café solo, sin palabras, no queremos molestar a los que todavía duermen… Mino se despierta y nos sorprende, quiere despedirse de nosotros con un fuerte abrazo, nos volveremos a ver, amigo, seguro.

Nuestro bus sale a las 6:30 am, nos dijeron que desde las 5:30 había transporte urbano, pero era mentira… no hay ni dios, intentamos parar a los escasos vehículos que pasan, pero no hay suerte, nadie para… Comenzamos a caminar aunque sabemos que andando no seremos capaces de llegar a tiempo ni de cona… Seguimos con el dedo tieso cada vez que vemos unas luces, no nos paran.

Son ya las 6:15 y andamos algo desesperados, por no decir acojonadísimos, unos coches están parados en un cruce, es una licoreria (botilleria que dicen por aquí ) quizás sea nuestra salvación… Que puta mala suerte!! Todos viven en las cercanías y sólo han venido porque se les acabó la bebida, están de fiesta y no nos quieren llevar. ‘Tienen el teléfono de alguna compañía de taxis?’ Jooooder que chungo se pone esto… vamos a perder el bus!!. Llamamos al taxi, que en 10 minutos está aquí si eso…

No puede ser, ya son las 6:25 y el taxi no ha llegado, Ruth sigue con el dedo tieso apostada a un lado de la carretera, casi parece tranquila, será porque confía en que alguien aparecera de la nada y nos llevará en el último segundo o porque ya ha perdido toda esperanza. Milaaaaaaagro!!!! Ciertamente un coche ha aparecido de la nada!! Nos lleva!! ‘Suban rapido las mochilas al auto que aún llegan a tiempo, en 5 minutos estarán alli’. Dicho y hecho. Justo a tiempo!! Son las 6:30 am y estamos subiendo nuestras mochilotas al autobús. Gracias desconocido por tu gran ayuda!! Ya estamos, por fin, camino de Punta Arenas.

AutobusEn esta ocasión el bus es semi-cama, menos mal, sería una tortura china estar 36 horas soportando el reducido espacio y la dureza de los asientos de un servicio estándar. Sin duda no será lo más cómodo del mundo, pero lo suficiente para disfrutar de algún que otro sueño reparador y de las vistas que ofrece la gran ventana panorámica.

Amanece en la gran Isla de Chiloe, la bruma esconde los prados dejando a la vista tan sólo las copas de los árboles, el cielo se vuelve violeta, rosáceo… anaranjado, hasta que por fin el sol aparece entre las nubes y descubre el verdor de las colinas ahuyentando la neblina… subidos en el bus alcanzamos el ferry que cruza y regresamos al continente, nos despedimos de ese lugar de ensueño, es hora de una cabezadita…

Victor asido a su mantejaDespertamos y estamos parados en medio de ninguna parte, no sabemos que ocurre. El bus esta bien… no hemos atropellado a nadie ni a nada… no le ha dado un ataque al corazón a ninguno de los pasajeros… Nos enteramos: estamos esperando a que llegue un tipo que perdió el bus en el último pueblo en el que paraba a recoger gente… al parecer teníamos que parar en una pasarela y no paró (el tipo tampoco estaba allí esperando, pero bueno) y ahora toca estar 1 hora en un prao a ver si llega el último pasajero.

Joooder!! Vaya mala suerte para la Rutti, su asiento es el de detrás de ella y el tipo es alto, clava sus rodillacas en el respaldo del asiento destrozandole un riñón . ‘Ya podiamos haber seguido sin él’, ‘Que se hubiera dao prisa’, ‘Seguro que a nosotros no nos hubieran esperao’… murmura recordando el agobio mañanero… proseguimos viaje…

Frontera Chile ArgentinaParamos de nuevo, ‘lleven el pasaporte o documentación en mano y el papel de extranjería’ ¿¿¿¿Comor???? ‘Pasamos a Argentina señores, es la única manera de ir por carretera a Punta Arenas. Mañana volveremos a cruzar la frontera por el extremo sur pero en sentido inverso’ ¿¿¿¿comor???? pero esto no nos lo dijeron… no queremos 800 sellos en nuestro pasaporte… se nos van a acabar las hojas muy rápido a este paso… Pues vaya tela, pero es así, para poder atravesar chile por carretera de forma mas o menos rápida es impepinable utilizar las carreteras argentinas. Que digo yo que estos chilenos también podrían invertir un poco en las comunicaciones viales para llegar al sur…

36 horas dan para muchas cabezaditas, escribir algun que otro texto, atravesar muchos pueblitos, jugar a las cartas y contemplar muchos paisajes, algunos maravillosos, de belleza extraordinaria y hasta para aburrirse. Afortunadamente el bus no va lleno y nos podemos mover de vez en cuando, la tripulación es muy agradable e incluso algunos han vivido en España por lo que se animan a mantener alguna que otra charla con nosotros. Las paradas no son muy frecuentes pero a veces nos dan la oportunidad de estirar las piernas.

Nos dan unos snacks para comer y cenar, pero no es nada del otro mundo y no es una verdadera comida… nosotros vamos preparados: con nuestro pan, nuestro pate, quesito, algo de fruta, agua y zumos… Víctor se la pasa casi todo el tiempo durmiendo, Ruth mirando el paisaje y haciendo alguna que otra foto…

Sobre el medio día volvemos a pasar la frontera, sello por aquí sello por allá, por suerte no nos han hecho bajar el equipaje, sólo las bolsas de mano, pero un perro policía pasará por la bodega de 3 buses para comprobar que todo esta en regla. Todo bien, podemos continuar… aún nos quedan unas cuantas horas para llegar.

El paisaje ha cambiado por completo, desde hace millas tan solo divisamos el matorral bajo verde grisaceo de la estepa patagónica, llanuras infinitas, cercas sin fin, algunos rebaños de ovejas y grupos de guanacos que se sitúan en las cercanías de las cunetas, la carretera de ripio formada por rectas kilométricas es como una cicatriz que atraviesa la nada… echemos una siesta, en 5 horas estaremos en el destino.

Punta ArenasLlegamos!!! Yuhu!! Estamos en Punta Arenas… creo que incluso hemos llegado antes de lo previsto, un paseo por los alrededores buscando un alojamiento nos da la noción de que esta población no es muy grande. El viento azota con fuerza y, aunque la temperatura no es muy baja, la sensación de frío se incrementa y además ¿adivináis? Si, esta lloviendo…

Mural antiguo Punta Arenas

Conseguimos habitación por 20 lucas, sencilla, con baño compartido, estará bien descansar en horizontal y tomar una ducha caliente esta noche, cambiarnos de ropa (que sinceramente nos va haciendo falta) y mañana daremos un paseo por los lugares mas recomendados.

Monumento Goleta Ancud - Punta ArenasEl paseo marítimo o costanera esta bien, es un buen paseo con esculturas, algunos murales, zonas de juegos para los niños y unas deliciosas vistas al oscuro y helado océano Pacífico sur, carteles informativos te ayudan a diferenciar e identificar las aves que se posan sobre lo que una vez debió ser un muelle pesquero, vuelve a llover, mejor nos refugiamos.

Museo NavalEscampa durante un rato y como el museo naval está cerrado (cierra los lunes) aprovechamos para dar un paseo por el cementerio, que según dicen es bien bello… bonito es, curioso con las lapidas rodeadas por rejas metálicas, nos hace recordar aquel que vimos en Otavalo, allá en nuestro corto recorrido por Ecuador, pero en esta ocasión los setos no tienen figuras variopintas, pero ahí les dejamos la idea…

Un paseillo más por las céntricas calles para decir adiós a nuestra corta estancia por la ciudad, la más al sur de América que visitaremos en este viaje… a las 5 debemos estar de nuevo en una estación de buses, vamos un poquito más al norte, ponemos rumbo a Puerto Natales, las imponentes Torres del Paine son nuestro proximo objetivo.

Advertisements

One response to “Rumbo Sur: Llegando a Punta Arenas

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s