Extrañas criaturas: Los Glow Worms

Nuestras aventuras por Nueva Zelanda nos llevan de un sitio magnífico a otro, bellos paisajes, mucha diversidad y flora extinta ya en otros lugares, pájaros con raras mutaciones evolutivas… pero las aves como la weka o el kiwi no son lo únicos animales peculiares que habitan estas tierras, extrañas criaturas luminescentes se hospedan en cuevas por aquí y por alla en muchos rincones oscuros y cavernas de estas islas, como si de pequeños linternas en las manos de gnomos intentaran iluminar la oscuridad dando paso a un cielo estrellado.

glow-worm 1_recLos Glow Worms son unas extrañas pequeñas criaturas bioluminiscentes, son endémicas de Nueva Zelanda y Australia, que viven en cuevas o en lugares con poca luminosidad. Estos gusanos generan luz de color azul verdosa, muy llamativa en la oscuridad, con el objeto de atraer a mosquitos que después se quedan adheridos a la red gomosa que forman a su alrededor, al estilo de lo que hace una araña con tu tela de araña. Una vez atrapado el alimento el glow worm sólo tiene que saciar su apetito…

Glow WormsEn Nueva Zelanda puedes encontrar estos gusanos tanto en la isla Norte como en la isla sur, tu eliges donde ir a su acecho, dando caminatas nocturnas alrededor de cuevas o zonas cubiertas en la naturaleza puedes encontrártelos (normalmente cerca de ríos o lugares húmedos) aunque no son fácilmente detectables si no conoces el lugar. Para estar seguros de ver este espectáculo nos dirigimos a las Waitomo Caves, una sucesión de rutas cavernarias de la Isla Norte (cada una regentada por una empresa distinta) donde habitan a millones los Glow Worms.

En Bookme.co.nz (una web indispensable para obtener descuentos de todo tipo en Nueva Zelanda) vemos una ganga, apenas 17 NZD por ir a las Footwhistle Glow worm caveWhistle Foot Caves y hacer el recorrido por dentro de la cueva. Esta empresa, la única regentada por Maorís, tiene un marcado carácter familiar, de hecho esa cueva la descubrió su abuelo hace casi 100 años, y no es como las otras empresas que ves durante el camino que más bien parecen multinacionales explotando la gallina de los huevos de oro. Nos encanta!!! Toda la familia trabaja allí y nos cuentan como les ofrecen diariamente cantidades desorbitadas por quitarles el negocio… Parece que al ser “independientes” son bastante molestos. Los precios que ellos ofrecen su mucho menores que las otras y eso roba muchos clientes… Resitid!!!

Solo vamos 6 personas a la vista, una familia canadiense muy simpática y dos vallekanos, casi un tour privado. Genial!! El acceso a la cueva parece sacado de un cuento, Entrada a la cuevauna brecha en la montaña boscosa donde las Kauras crecen sin miedo a ser taladas, recubierta por infinitos líquenes que, cual barbas de viejo, se mecen en las ramas arboreas al compás del viento. Los musgos forman un aterciopelado acolchado sobre las rugosas piedras y los troncos mientras filtran el agua dejando el sonido de las pequeñas gotas al caer, helechos gigantes pelean por obtener la ansiada lluvia sobre su copas… los silbidos de alguna que otra ave se escuchan a lo lejos, mientras el silencio se hace camino acompañándonos en el descenso a la caverna.

IMG_4395_recLlegamos a la base de la cueva y miramos hacia arriba para decirle adiós a los rayos del sol… Una puerta se abre y nos permite pasar hacia el misterio, se cierra tras nosotros dejándonos completamente a ciegas. Desde dentro tan solo el corretear del agua entre las rocas disturba el sigilo de la oscuridad… y ahora nuestros pasos nerviosos rompen la armonía como truenos en una tormenta. La luz se hace, la cueva se extiende ante nosotros: Un largo túnel nos da acceso a la profundidades, grandes cámaras plagadas de estalactitas y estalagmitas se suceden una tras otra, el torrente del arroyo aparece y desaparece como jugando al escondite con nosotros… la linterna de nuestro guía va mostrándonos el camino hacia lo desconocido.

Nuestros pequeños amigos fosforescentes nos dan la bienvenida, su red de caza más bien parece un collar de piedras preciosas transparentes o una lámpara de bohemia glow-worm 2_rec(salvando los tamaños claro) con sus cristales colgando del techo, buen trabajo artesano para rodear el punto de luz que generan en el interior de su cuerpo… Magnífico!!! Somos capaces de tomar algunas buenas instantáneas a pulso mientras Ruth se lamenta y patalea por no Con mal pulso!!!haber cogido el trípode que tenemos en el coche… “¡¡que tontos somos!!! hubiera sido perfecto!! y para eso lo traíamos, no??” si es que la ilusión y la emoción por conocer al Glow Worm ha podido a la mente práctica en este caso… con mal pulso tampoco quedan mal las fotos ¿no? jejeje.

Llegamos a la cúpula…¿?¿?¿ La cúpula?? Y este nombre tan cursi??? Si no estamos en una iglesia!!! Señalando hacia arriba comprendemos la simplicidad de nuestra pregunta, glow-worm-caves-waitomo-new-zealand_recla erosión del agua durante miles de años y el posterior descenso del nivel freático ha formado una bóveda casi perfecta sobre nuestras locas cabecitas… pero lo mejor está por llegar, se apagan las luces!!! Las tinieblas nos envuelven, pero en lo alto miles de puntos brillantes cual estrellas en el cielo nos hacen recordar el cielo nocturno, La vía Láctea se presenta ante nosotros… pero en color verdoso, jejeje.

Cupula de Glow Worms

Seguimos maravillándonos con estas extrañas criaturas que, aunque nos son las primeras ni probablemente las únicas luminescente que hayamos visto o vayamos a ver, son un gran espectáculo para nosotros debido a la novedad y a la sorpresa sobre forma y tamaño del insecto que la genera… 1 hora de paseo por la cueva nos ha vuelto a introducir en ese mundo mágico de los cuentos y de la fantasía, en la que dejas de creer cuando te haces mayor, pero nosotros cada día nos volvemos más fanáticos, recuperando un poco más de esa mirada y esa intuición sobre el mundo de ensueño que los niños poseen.

Kawakawa TeaSalimos del submundo y subimos las escaleras de nuevo a la realidad, una taza de te de hiervas mahories nos espera en una cabaña del bosque, nuestra charla con Jack La hora del Tey Elisabeth (los peques de la familia Canadiense con quien estamos realizando la visita) nos mantieTeteranen un poco más en ese estado de ilusión e imaginación y la plática extiende un poco más de lo debido el tour, los padres: Jeniffer y Paul se unen al entusiasmo generalizado… Que suerte tienen estos chicos viajando por el mundo con sus padres, tenemos la certeza de que están aprendiendo un montón de cosas!!!.  Safe travels!!!

Se termina el tour y regresamos con Sauron, la jornada de sorpresas aún no ha terminado… tras un rico bocadillo continuamos la explorando los alrededores. IMG_4520_rec.jpgEl camino es tortuoso y las curvas de la carretera se suceden una tras otra, por lo que se debe estar atento para no perderse las señales que indican los puntos de interés… El Natural Bridge es uno de esos puntos especiales. La caminata suave y sombreada bien mereció la pena… Otros puntos no nos impresionaron tanto. Si tenéis tiempo y el camino discurre por vuestro rumbo, la carretera puede llevaros a lugares sorprendentes!!! (aunque eso es muy habitual aquí en Nueva Zelanda).

Debemos volver a la carretera y buscar el sitio que será nuestro refugio para esta noche… donde nuestros sueños nos acerquen un poco más a la realidad que cada día se nos presenta y que hoy ha sido como una fantasía. Ponemos rumbo a Wellington con la esperanza de seguir nuestro tiempo de cuentos.

Como llegar, consejos y precios:

Advertisements

One response to “Extrañas criaturas: Los Glow Worms

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s